¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

CREAR MI CUENTA

martes, 27 julio 2021 / Publicado en News

Muchos inversores entran en pánico y venden sus acciones en momentos de caída, buscando el refugio del efectivo. Hoy te cuento por qué esto puede costarle muy caro a tus inversiones.

 

Para un inversor una de las estrategias más seguras a largo plazo es “casarse” con empresas sólidas, es decir, invertir en ellas y esperar a que rindan sus frutos. Sin embargo, en el mercado siempre hay fluctuaciones que hacen que muchos inversores duden de su compromiso con estas empresas y decidan venderlas en el peor momento.

La crisis ocasionada por la pandemia en 2020 fue un ejemplo muy claro de esta tendencia. El mercado bajó un 34% en la que fue una de las caídas más rápidas y significativas de la historia.

Si vemos el año 2020 completo, el panorama es bien diferente. El rendimiento del mercado americano fue de 16,3%, muy superior al 10% que es su comportamiento histórico. La recuperación fue muy rápida por lo que el inversor que decidió vender sus tenencias durante la caída seguramente se estuvo agarrando la cabeza en los siguientes meses.

No paga bajarse del barco de una buena acción cuando el escenario se pone complicado. A continuación, te cuento por qué es una estrategia inteligente aferrarte a buenas inversiones incluso en el medio de grandes caídas.

 

El mercado premia a los pacientes

Una de las primeras reglas que sí o sí tenés que entender como inversor es que la volatilidad es normal. Quienes no entiendan este punto pagarán un precio muy caro, vendiendo sus activos a precio de remate en el peor momento.

El índice S&P 500, que nuclea a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, ha sufrido caídas de más de 10% o más en 22 de los últimos 40 años. A pesar de eso, el retorno anual ha sido positivo en 31 de los últimos 40 años.

La realidad es que los mercados tienden a subir a lo largo del tiempo. En los últimos 40 años, el rendimiento promedio del S&P 500 ha sido del 10,30% anual. Esto es lógico porque en el mundo cada vez se crea más riqueza y capital. Entonces, ser socio de las empresas que crean esa riqueza hará que participemos de ese crecimiento.

Obviamente, como quizás estés pensando, esto no es cierto en todos los casos. Y una salvedad muy importante son las acciones argentinas. Quien invirtió en la acción de Banco Galicia cuando salió a cotizar, por ejemplo, la hubiera comprado a USD 17 en el año 2000. Aún al día de hoy no habría podido salir hecho, ya que está cotizando a sólo USD 8,13. Eso es porque Argentina lamentablemente destruye valor en el largo plazo.

Pero es importante que no te confundas y te desanimes viendo estos números de acciones argentinas. En ese sentido, somos una excepción en el mundo. La regla es que la economía y el mercado de capitales tienden a subir en el mundo a largo plazo y así ha sido por muchos años.

Puede que pienses que lo más inteligente en este caso es tratar de atrapar pisos, buscando comprar en mínimo. El tema es que es muy riesgoso tratar de tomarle el tiempo al mercado. Perder unos pocos días buenos en el mercado puede afectar en gran medida tus rendimientos.

Las consecuencias de no estar invertido, esperando comprar en pisos, pueden ser significativas. En el año que transcurrió entre marzo 2020 y marzo 2021, los 10 mejores días de suba ocurrieron dentro del período de una semana de uno de los peores 10 días. Esto es porque fue un período de gran volatilidad. Si un inversor se asustó y vendió sus tenencias en uno de esos días, buscando quedarse con efectivo, se perdió algunos de los mejores días de suba.

 

El optimismo no es una debilidad

Parece contradictorio que en un contexto de caída de las economías mundiales en 2020 haya subido la bolsa. Incluso parece alimentar el mito de que la bolsa es una timba y que no tiene nada que ver con la economía real.

La realidad es que el mercado tiende a anticiparse, a recuperarse antes de que la economía se termine de reactivar. Esto ocurre porque el rendimiento de los activos no refleja ni el pasado ni el presente de la economía. El mercado es futuro, refleja si los inversores creen que las cosan van a estar mejor o peor.

La situación en 2020 fue un ejemplo perfecto. El mercado se derrumbó antes del pico de casos, antes de que estallara el desempleo y antes de que se derritiera el crecimiento económico. Luego empezó una rápida recuperación porque los inversores empezaron a esperar una rápida respuesta de los bancos centrales y gobiernos que evitara lo peor de la crisis y que ciertas compañías focalizadas en la tecnología de la era digital podían potenciar su desempeño en ese contexto. Pensemos en las Amazon y Mercado Libre del mundo, que experimentaron un crecimiento enorme al cambiar los hábitos del consumidor.

 

 

Como inversor, lo más importante es que tengas en cuenta que los mercados siempre se focalizan en el futuro. Y el futuro típicamente es mejor que el presente. Paga ser optimista, no bajarse del barco cuando la situación se complica y mantenerse invertido en grandes empresas a largo plazo.

 

 

Matías Daghero

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como “Comprar” /”Compra”/”Mantener”/”Venta”/”Vender”, etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
lunes, 26 julio 2021 / Publicado en Informe Semanal

En nuestro reporte semanal te contamos las novedades respecto a los resultados de algunas de las empresas de nuestro Portafolio Sugerido.

 

Los mercados de acciones de Estados Unidos esta semana no hicieron ningún caso a los temores por el avance de nuevas olas de Covid a lo largo del mundo, terminando con subas de casi 3% para el índice Nasdaq, 2% el S&P500 y un 1% el Dow Jones siendo el más débil a pesar de haber sufrido importantes pérdidas en la jornada del lunes.

Los buenos resultados presentados por las principales compañías cotizantes demuestran la solidez de las empresas y alimentan las perspectivas favorables para la cotización de sus acciones.

En el mercado local, el Índice Merval avanzó un 3% alternando subas y bajas en las acciones que lo componen, pero sin un evento que cambie las expectativas de cara al futuro.

El mercado de cambios se adaptó a las nuevas regulaciones en la operatoria de dólar Contado con Liquidación que continúa su racha alcista y superando los $180 medido con ADRs.

 

Veamos qué pasó esta semana y qué tenemos que mirar en los próximos días.

 

Netflix y un mercado cada vez más competitivo

Terminada la jornada bursátil del martes, Netflix (NFLX) presentó el informe de resultados del segundo trimestre, que no fue muy bien recibido por el mercado. El balance indicaba que NFLX obtuvo ingresos por unos USD 7.340 millones, en línea con las expectativas del mercado, pero registró un beneficio por acción (BPA) de USD 2,9 cuando los analistas esperaban USD 3,16.

El dato relevante pasó por el aumento de los suscriptores durante el trimestre terminado en el mes de junio. Las previsiones del mercado estaban en torno a 1,75 millones de suscriptores nuevos mientras que la compañía informó 1,54 millones, una cifra inferior a las estimaciones y considerablemente menor al mismo período del año anterior.

En Estados Unidos y Canadá, el mercado más grande donde opera NFLX, perdió 430.000 suscriptores netos, una situación que se puede interpretar como una señal de agotamiento del espectador.

La compañía ha pronosticado que agregará 3,5 millones de usuarios en el trimestre en curso mientras que las previsiones del mercado eran de 5,5 millones.

Conocida la noticia, las acciones del gigante del streaming cayeron el miércoles más de un 3%, castigadas por la débil evolución de suscriptores nuevos en el trimestre.

Por el momento nuestra decisión de cerrar posición en Netflix (NFLX) en junio parece haber sido acertada. Continuaremos monitoreando oportunidades en el mercado de streaming.

 

 

 

Por su parte, AT&T (T), que también compite en el mercado del streaming, presentó su balance esta semana y superó las expectativas del mercado. Concretamente, informó ganancias por USD 44.000 millones y un beneficio por acción de USD 0,89 superando las expectativas del mercado de USD 42.660 millones y USD 0.79 respectivamente.

En cuando a los suscriptores, AT&T sumó 2,8 millones de suscriptores de Estados Unidos a su servicio de streaming HBO Max lo que deja en evidencia que el mercado del streaming cada vez tiene más participantes y el liderazgo que ejercía Netflix desde hace tiempo continúa perdiendo fuerza.

 

El consumo de gaseosas también se recupera

El miércoles se conocieron los resultados del segundo trimestre de The Coca-Cola Company (KO), empresa líder en el mercado de las bebidas y una de las empresas más sólidas a nivel mundial. KO presentó un beneficio por acción de USD 0,68 superando las estimaciones del mercado de USD 0,56 y un 60% por encima del mismo periodo del año anterior. Sus ingresos totalizaron USD 10.100M, también por encima de las previsiones que se encontraban en torno a los USD 9.300M.

La compañía elevó su pronóstico de ventas anual después de que las cifras de volumen de ventas del segundo trimestre superaran las de abril-junio de 2020, lo que impulsó el precio de las acciones. “Nuestros resultados en el segundo trimestre muestran cómo nuestro negocio se está recuperando más rápido que la recuperación económica general, liderada por nuestra transformación acelerada”, dijo el presidente ejecutivo James Quincey en un comunicado.

Durante próxima semana, muchas de las empresas de nuestro Portafolio Sugerido presentarán sus resultados, principalmente las relacionadas al sector tecnológico, las cuales se detallan en el cuadro a continuación:

 

 

Con esto terminamos nuestro reporte semanal de hoy y nos estamos encontrando el próximo lunes con más novedades de nuestra cartera

Invirtiendo por un futuro mejor,

Matías Daghero

Asesor Financiero

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como “Comprar” /”Compra”/”Mantener”/”Venta”/”Vender”, etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.

 

martes, 20 julio 2021 / Publicado en News

La inversión en bolsa ha sido la mayor herramienta de creación de riqueza de la historia. Pero hay muchas personas que tienen miedo de empezar a invertir. Hoy te cuento cuáles son las protecciones que tenés al invertir en bolsa.

 

La compra de dólares suele ser la preferida por los argentinos para resguardar sus ahorros. Casi no debe haber persona en el país que no haya comprado dólares para proteger su dinero. El tema es que esos dólares no generan nada y por lo tanto no ayudan a que crezca tu patrimonio. Otro tema son los inmuebles con rentabilidades bajísimas y grandes riesgos regulatorios.

Por otro lado, encontramos la inversión en bolsa, que permite invertir en empresas para hacer crecer tu capital en el largo plazo. Abajo te muestro los rendimientos de invertir en Cedears (que permiten comprar acciones de las mayores empresas del mundo en pesos desde Argentina) comparado con el dólar, la inflación y el plazo fijo.

 

 

Claramente a lo largo de los años la inversión en la bolsa es la que mejor ha funcionado. Por eso es sorprendente que sólo existan 497.041 cuentas comitentes abiertas en Caja de Valores a Julio 2021. Es decir, apenas un 1% de los argentinos invierte en bolsa.

Viendo estos rendimientos, claramente el factor que prima en la decisión de muchos argentinos es el desconocimiento financiero de los instrumentos y la desconfianza e inseguridad respecto a cómo funciona esto de invertir nuestro dinero en la bolsa.

Para mitigar el primero de estos problemas, el del desconocimiento financiero, se puede realizar la lectura de artículos sobre la materia, cursos, entre otros. Creo que los números de rentabilidad hablan a las claras de que se trata de una “inversión de tiempo personal” que bien vale la pena y pagará sus retornos con creces.

Es en el segundo punto donde me quiero detener, respecto al de qué seguridad nos brinda como inversores la inversión en bolsa. Se escucha mucho el dicho de “los ladrillos son tuyos, están ahí y nadie se los va a llevar”. Con las inversiones en bolsa, ¿Pasa lo mismo?

 

 

¿Qué garantía tengo al invertir en Bolsa?

La primera cuestión a tener en cuenta es que, así como existe un registro del Automotor y de las Propiedades, por citar algunos ejemplos, existe una entidad que se encarga de llevar el registro y la custodia de todos los activos que cotizan en bolsa: Caja de Valores.

Esto es algo muy importante a tener presente por el inversor ya que lo diferencia fuertemente de otras inversiones. Cuando uno invierte en bolsa, sus títulos no quedan en propiedad de la sociedad de bolsa (hoy ALyCs) sino que queda a resguardo de Caja de Valores a nombre del inversor. Para tomar una dimensión de esto, es como si cada vez que uno depositara sus pesos en el banco de su barrio, no quedara en este banco, sino que estos fueran directamente al BCRA.

 

¿Por qué es importante esto?

Porque ante una eventual quiebra de la sociedad de bolsa a través de la cual invertimos, no perdemos nuestro capital. Los títulos siguen a resguardo en Caja de Valores y simplemente con una nota podremos transferirlos a otra sociedad de bolsa. En cambio, si por ejemplo quebrara el banco en que tenemos depositado nuestro dinero, el BCRA sólo responde hasta un equivalente a $1.500.000 pero si teníamos más de eso será una pérdida que deberemos asumir. La historia argentina de muestra que esto es un riesgo no menor para el inversor.

En segundo lugar, a menudo se escuchan casos de personas que mencionan que han sufrido estafas por supuestos asesores financieros. Las estafas piramidales y esquemas “milagrosos” con criptomonedas están a la orden del día. Bueno, así como existe un registro de corredores inmobiliarios o de gestores del automotor, la Comisión Nacional de Valores (CNV) se encarga de auditar y regular a las personas que trabajamos en el mercado.

Para poder ser agente es necesario cumplir una serie de requisitos en materia de idoneidad y patrimoniales. En el sitio web de CNV se lleva un listado con el registro de sus agentes que es público y cualquier persona puede consultar. Si vas a comenzar a invertir en bolsa, te recomiendo fuertemente que consultes el mismo para asegurarte de que quien te asesore cumpla con estos requisitos y sea supervisado por la CNV.

 

 

En tercer lugar, las cuentas comitentes (las cuentas que se utilizan para invertir) para su ingreso y egreso de fondos por normativa deben utilizar lo que se conoce como “cuentas espejo”. Esto es que sólo pueden transferirse fondos desde y hacia la cuenta comitente por una cuenta bancaria que esté a nombre del mismo titular, o con un cheque que salga a nombre de esta misma persona. Esto quiere decir que sólo la persona que es la titular de la cuenta puede retirar fondos de la misma, por lo que su dinero no puede ser derivado a la cuenta de un tercero. Eso hace que puedas dormir tranquilo porque no hay posibilidad de que alguien te saque lo que tenés en tu cuenta.

En cuarto lugar, y pasando ya a instrumentos particulares, en el caso de los bonos por lo general quienes emiten esta deuda (ya sea un país o una empresa) constituyen algún tipo de garantía (la coparticipación, regalías petroleras, el respaldo de una SGR, un inmueble, etc.) en respaldo de esa deuda. Ante el hipotético caso de que se declarara un default, el ahorrista en la mayoría de los casos no pierde todo su dinero, sino que va a una reestructuración en la que luego termina cobrando con otros plazos y condiciones. En algunos casos esta reestructuración hasta termina siendo más rentable que en las condiciones originales (basta con mirar lo que pasó con las reestructuraciones de 2005 y 2010 a través del cobro del cupón del PBI).

Lo que es importante tener en cuenta en estos casos es que cuando un país o una empresa entra en default, esto le cierra automáticamente las puertas para endeudarse en otro lado (sería como entrar en el Veraz). Por naturaleza, tanto las empresas como los países necesitan endeudarse para poder crecer por lo que más temprano que tarde tienen que ofrecerles una solución a sus acreedores para poder volver al mercado.

Por último, mirando el caso de las acciones, más allá de que uno los pueda ver como simples números que se muestran en la pantalla, se trata de participaciones accionarias en empresas que tienen su actividad en la economía real. Debido a esto, es que tienen como respaldo el patrimonio de la empresa y los resultados que la misma genera.

 

 

 

Matías Daghero

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como “Comprar” /”Compra”/”Mantener”/”Venta”/”Vender”, etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
martes, 13 julio 2021 / Publicado en News

Es difícil encontrar el mejor momento para comprar una acción. Y eso hace que muchas veces no nos animemos a dar el primer paso. Hoy te cuento cómo encontrar una manera de decidir cuándo es un buen momento para entrar al mercado.

 

En el mundo de las finanzas hay muchos gurús financieros que aseguran haber encontrado la fórmula mágica para tomarle el tiempo al mercado. Es que parece muy simple a primera vista, el secreto es sólo comprar en pisos de mercado y vender en techos.

¿Quién no ha escuchado a personas que juran saber cómo hacer para comprar activos a precios mínimos y salir justo cuando llegaron a su techo? Si alguna vez te dicen esto, te aconsejo que no les creas. Es muy difícil tomarle el tiempo al mercado de forma sostenida a través de los años.

Muchas veces cuesta que los inversores se animen a dar el primer paso por miedo a que apenas compren el precio del activo se desplome. Y ese temor hace que nunca empiecen a invertir.

Por eso quiero contarte hoy una forma más segura de saber cuándo invertir.

¿Cómo tomarle el tiempo al mercado?

No te voy a proponer otra fórmula milagrosa para atrapar mínimos o vender en máximos. La realidad es que con el diario del lunes todos somos Gardel. Nadie sabe con certeza que va a pasar en el mercado. Pero si vemos cómo les fue a distintos tipos de inversores en el pasado podemos tener algunas ideas que nos den tranquilidad a la hora de invertir.

Un estudio de Charles Schwab comparó distintos perfiles de inversores que hubieran invertido USD 2.000 por año durante 20 años en el S&P500 (índice accionario que nuclea a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos), desde 1993 a 2012.

Los resultados fueron sorprendentes y muy útiles para guiarte en tu camino de inversión. Te los muestro abajo.

  • El Sr. Perfecto: este inversor tuvo un timing perfecto, ese que los gurús de las finanzas tanto quieren que creas que tuvieron y que no existe en la realidad. Logró comprar cada año en el momento más bajo del mercado.
  • La Sra. Acción: usó una estrategia muy simple, apenas recibía el dinero lo invertía inmediatamente en el S&P 500 sin demoras.
  • El Sr. Mensual: este inversor optó por dividir su inversión, invirtiendo el mismo monto cada mes. De esa forma, fue promediando precio.
  • La Sra. Mala Suerte: esta persona tuvo una mala suerte increíble, compró cada año en el momento más alto del mercado. Realmente tuvo una pésima puntería para elegir el momento de su inversión.
  • El Sr. Colchón: este inversor nunca se animó a invertir en acciones. Siempre tuvo miedo a que llegara el próximo crash del mercado, convencido de que iba a existir un mejor momento para entrar. Sólo compró bonos del Tesoro de Estados Unidos, que tienen un rendimiento muy bajo.
  • Doña Rosa: Este me permito agregarlo al estudio. Sería algo parecido a dejar los dólares abajo del colchón para un inversor argentino típico

Este es el capital final que tuvieron estos inversores al final de ese periodo de 20 años:

Obviamente, el inversor que tuvo el timing perfecto fue el de mejores resultados. Pero lo sorprendente es que incluso la persona con la peor suerte del mundo, que compró en el punto máximo de cada año, le ganó con creces al ahorrista clásico del colchón, acumulando un capital 40% mayor a no haber invertido. Ya no parece que haya tenido tan mala suerte.

En realidad, el de mayor “mala suerte” fue Doña Rosa que si bien muchos idolatran en Argentina, no pudo ganarle ni siquiera a la inflación.

Incluso vemos que luego del timing perfecto, la mejor estrategia de todas fue la más simple de ejecutar: comprar apenas tengas el dinero disponible. Este inversor le ganó por mucho al colchón, logrando terminar con un capital 60% mayor. Y apenas tuvo un desempeño 6% inferior al inversor perfecto, quedando en un muy digno segundo puesto. En el medio quedó la estrategia de promediar precio, que también tuvo un desempeño aceptable.

El inversor que se quedó esperando a que llegara un mejor precio para comprar y nunca se animó a invertir apenas pudo ganarle a la inflación.

Y si todavía pensás que esto fue casualidad por el periodo que se eligió, Charles Schwab realizó este mismo análisis para 68 periodos diferentes de 20 años y en 58 de ellos, el orden de los rendimientos fue exactamente el mismo.

 

 

El costo de no hacer nada

Con tantos videos dando vueltas que hablan del crash del mercado que está siempre a la vuelta de la esquina, es fácil tener miedo de invertir. No podemos dejar de pensar que apenas compremos el precio se va a desplomar. Lo que este estudio demuestra es que el costo de estar siempre esperando un mejor momento para entrar es mucho mayor al de equivocarse, entrando a precios altos.

Por supuesto, habrás notado que siempre se analizaron periodos largos del tiempo, es decir, que esta estrategia es para inversores pacientes, dispuestos a apostar al largo plazo y que toleren la volatilidad.

Además, no es cuestión de invertir inmediatamente en cualquier cosa. Lo que se tuvo en cuenta fueron inversiones en el índice S&P 500, que incluye empresas consolidadas y de alta calidad.

Claramente para el inversor paciente y de largo plazo, apostar a empresas con negocios sólidos es mucho más seguro que guardar el dinero en el colchón esperando el momento ideal.

 

Matías Daghero

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como “Comprar” /”Compra”/”Mantener”/”Venta”/”Vender”, etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
SUBIR