¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

CREAR MI CUENTA

sábado, 01 octubre 2022 / Publicado en News

Históricamente los bonos han sido los preferidos de los inversores conservadores. Es que la volatilidad de las acciones asusta a más de uno mientras que los bonos te permiten dormir tranquilo. Pero, ¿es esto una buena decisión para tus finanzas?

 

Cualquiera que se inicia en las inversiones sabe que las acciones son arriesgadas y que para un inversor conservador lo más aconsejable es posicionarse en bonos o instrumentos de renta fija. El razonamiento es simple: cuando comprás una acción sos socio del negocio de la empresa. Es decir, dependés de cómo le vaya con sus clientes y sus productos. En cambio, quien compra un bono sabe cuánto le van a pagar y cuánto.

Esto se ve reflejado en que las acciones brindan mayores rendimientos a largo plazo, pero a costa de asumir mayores riesgos.  Entonces se deduce que tiene sentido invertir mucho en bonos si sos un inversor conservador.

Pero, ¿y si te dijera que esto no es siempre así?

https://youtu.be/cbkdwkfOJd4

 

Las acciones brindan seguridad en el largo plazo

Cuando uno invierte a un horizonte de tiempo corto (menor a los 5 años), los datos muestran que es verdad que uno asume más riesgo invirtiendo en acciones que en bonos. Si bien los retornos pueden ser más altos, también podés sufrir bajas mayores. Hasta ahí es lo que hemos escuchado siempre.

Ahora cuando uno mira plazos más largos, el panorama cambia totalmente. En su libro “Acciones para el largo plazo” los autores Schwartz y Siegel muestran el siguiente gráfico con los retornos anuales reales (descontando inflación y tomando un periodo entre 1802 y 2021) de acciones, bonos y letras del Tesoro de Estados Unidos, en distintos plazos de permanencia.

Acá se ve claramente que quien tenga un plazo de permanencia de un año, está expuesto a un riesgo mayor con las acciones porque la ganancia máxima obtenida en esos más de 200 años fue de 66,60% pero ha llegado a perder hasta 38,60% en un año. Con los bonos y letras se ve reducido tanto la ganancia como la pérdida potencial.

Es decir, si uno invierte a un año, es verdad que tiene un riesgo mayor invirtiendo en acciones.

Pero si miramos plazos de 10 años empieza a ponerse interesante la evolución. Ahí vemos que las acciones no sólo tuvieron el mayor rendimiento máximo anualizado (16,80%) sino que también la pérdida máxima fue menor a la de los bonos y letras (4% versus 5,40% y 5,10%) respectivamente.

Te preguntarás cómo un bono o letra puede dar pérdidas. Bueno, aún cuando la tasa de interés sea positiva, el impacto de la inflación puede hacer que estés perdiendo poder adquisitivo. Por eso la importancia de comparar rendimientos netos de inflación.

Si miramos un plazo de 20 y 30 años, se da vuelta totalmente la historia de que las acciones son riesgosas. Nunca obtuvieron rendimientos reales por debajo de la inflación a diferencia de letras y bonos, y en los periodos de mejores rendimientos los superaron ampliamente.

 

Armá tu cartera para dormir tranquilo

Con esto no te estoy diciendo que inviertas todo tu capital en acciones. Hay que ver tu plazo de inversión y tu perfil de riesgo. Porque estos retornos son promedios en plazos muy largos y ahí van a aparecer años mejores y peores. La mejor inversión no es solamente la que más rinde sino también la que te permite dormir tranquilo.

De nada sirve que si contás con un plazo más largo inviertas en acciones para luego vender en el primer año malo que aparezca. Si te cuesta ser disciplinado y mantenerte en el camino de tu plan de inversión, un asesor profesional puede ayudarte.

 

 

A largo plazo no hay nada que les gane a las acciones. Invertir en ellas te permite ser parte del crecimiento de la economía mundial. Quienes puedan elegir las mejores opciones de inversión dentro de ese tipo de activos y mantenerlas el tiempo necesario para que den sus frutos podrán aprovechar plenamente su potencial para construir tu capital.

 

Matías Daghero

Presidente de Closing Bell Advisors

Agente Asesor Global de Inversión CNV Matrícula 1.117

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como «Comprar” /»Compra»/»Mantener»/»Venta»/»Vender», etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
sábado, 24 septiembre 2022 / Publicado en News

Hacerte asesor por un experto es una las medidas que podés tomar para potenciar tus finanzas personales. Hoy te cuento algunos tips para que puedas tomar la mejor decisión.

 

Encontrar una persona en la que puedas confiar tus finanzas no es tarea sencilla. Muchas veces se piensa que nadie va a cuidar tus finanzas como vos mismo. Pero si uno tiene un problema del corazón, no va a pensar que nadie lo va a curar mejor que él mismo, sino que va a buscar el asesoramiento de un cardiólogo.

Bueno, un asesor financiero es como un médico que trabaja con el órgano más sensible del cuerpo, el bolsillo. Por eso es que es una persona clave en tu vida y alguien que debes seleccionar con mucho cuidado.

Es alguien que te debe inspirar confianza y con quién te sientas cómodo a la hora de hablar. Debe ponerse en tu lugar, debe escucharte (a pesar de que parezca una obviedad que se le presupone, no siempre ocurre), debe ser cercano y debe comprender lo que buscás, lo que estás dispuesto a arriesgar, tu perfil de inversión y objetivos.

Entonces, ¿Cómo elijo a un buen asesor? Hoy te lo cuento con 5 sencillos pasos.

 

  1. Tu asesor financiero debe ser independiente.

¿A qué me refiero con esto? No debe estar vinculado a ninguna empresa o institución por la cual le convenga más recomendarte un producto de inversión que otro. De otra manera, estarías hablando de un vendedor y no de un asesor financiero.

La clave para darte cuenta de si es independiente o no es si te recomienda todo un abanico de instrumentos de inversión y no tiene incentivos para venderte uno por encima del otro.

 

  1. El asesor financiero debe ser idóneo y profesional

 

Las inversiones son un tema del cual a mucha gente le gusta opinar. Por eso es importante que tu asesor tenga idoneidad y se dedique a esta actividad profesionalmente. No que recibas consejos de inversión de tu amigo, familiar o compañero de trabajo que dice que “sabe de finanzas”.

En esto nadie tiene la bola de cristal, pero sí hay ciertas protecciones que podés implementar para no caer en las manos de algún inescrupuloso. Chequear que tu asesor esté inscripto en el Registro de Idóneos de la Comisión Nacional de Valores es un paso imprescindible para estar protegido pero uno que muchas personas no realizan.

 

  1. Debe conocer tu perfil de inversión.

Cuidado si la persona que ofrece asesorarte ofrece las mismas alternativas de inversión a todo el mundo o te habla de alguna oportunidad sin tener idea de tu situación o tu perfil de inversión.

La realidad es que cada inversor es diferente y un instrumento que se adapta al perfil de una persona puede no ser lo más adecuado para otra. Por eso es que tu asesor debe tomarse el tiempo de conocer tu situación actual, actitud frente al riesgo, conocimiento de finanzas, entre otros.

 

  1. Debe explicarte las rentabilidades esperadas, pero también los riesgos asociados a la inversión.

Hablar de rendimientos sin tener en cuenta el riesgo asumido no te dice nada. Puede ser que alguien asuma un gran riesgo con una inversión y que eso le haya salido bien una vez, pero eso es suerte, no planificación financiera. No existe inversión sin riesgo y el que te diga que sí te miente.

Es útil ver el historial de rendimientos  sabiendo que resultados pasados no garantizan resultados futuros. También es importante que te dé herramientas que te permitan monitorear la evolución de tus inversiones, en un lenguaje claro y sin confundirte con tecnicismos.

 

  1. Debe difundir la cultura financiera y las finanzas personales.

El asesor que querés tener es alguien que realmente esté convencido de la importancia y beneficios de tener ordenadas tus finanzas personales y de invertir. Ese tipo de asesor va a tener inversiones propias (no tiene sentido que te recomiende invertir y que no lo haga en su vida personal) y una buena situación de sus finanzas personales (no ser millonario, pero tampoco estar atrasado en sus tarjetas de crédito).

 

Conseguir un buen asesor financiero que te acompañe en el camino de invertir puede ser una herramienta muy poderosa para tus inversiones. Así como tenés tu dentista, contador o abogado de confianza, esta es una relación que se construye con el tiempo y que puede ser muy beneficiosa para tu vida financiera.

 

Matías Daghero

Presidente de Closing Bell Advisors

Agente Asesor Global de Inversión CNV Matrícula 1.117

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como «Comprar” /»Compra»/»Mantener»/»Venta»/»Vender», etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
martes, 20 septiembre 2022 / Publicado en Prensa

Comparto entrevista realizada por Radio Sucesos hablando sobre qué hacer con la plata que tenemos ahorrada.

 

 

 

sábado, 17 septiembre 2022 / Publicado en News

En otras épocas tener una cuenta en un banco suizo era un sueño para todo inversor. Pero… ¿es realmente la mejor opción para tu cartera?

 

Un error muy común es confundir el lugar donde invertís con en qué invertís. En eso los bancos suizos o de otros países prestigiosos del mundo tienen el aura de ser lo mejor para tu patrimonio. Eso lo traen de una época en el que no había tantas opciones para los inversores. Hoy con el acceso a la tecnología la realidad es que abrir tu cuenta de inversión es muy sencillo. Y no necesitás de un banco con logo brillante para hacerlo. Es más, no suele ser lo más conveniente para tu cartera de inversión.

¿Por qué te digo esto?

 

No todo lo que brilla es oro

Más allá de poder contarles a tus conocidos que tenés cuenta en algún banco famoso, no termina conviniendo usar este tipo de bancos. Por un lado, sus costos son mayores y, dentro del abanico de instrumentos de inversión, tienen un gran incentivo para venderte los fondos de ellos, porque así es como ganan mejores comisiones. Además, suelen tener mínimos muy altos para invertir con lo cual pocos pueden acceder. Pero que no te confundan, que pidan mucho capital no quiere decir que tu cartera vaya a estar mejor cuidada.

En esto es clave analizar los incentivos de quienes te asesoran y claramente en el caso de los empleados de los bancos van por el lado de venderte los productos con los que ellos ganan más dinero en comisiones, independientemente de cómo te vaya a vos después con el rendimiento de esos fondos. Te cobran muy caro ese resumen en el que sale esa marca de banco tradicional y elitista al que pocos pueden acceder.

Vos mismo podés asegurar tu retiro

Lo mismo pasa con el seguro de retiro que muchas veces venden empresas reconocidas. Hay gente que confunde la fama de marca de quién lo vende con que de esa forma sus ahorros van a tener el mejor rendimiento para preparar su retiro. No me malinterpretes, no está mal colocar una parte de tus fondos en ese producto si eso te da tranquilidad y va a evitar que te gastes el dinero. Ganar poco es mejor que no tener nada de capital al momento de jubilarte por habértelo gastado.

Lo que sí hay que tener presente es que con ese tipo de productos estás obteniendo un rendimiento muy bajo para el plazo de permanencia que te piden y encima en algunos casos tenés que pagar penalidades para poder sacar tu dinero. En este caso lo que estás pagando es la marca y además compensando por una falta de disciplina, que tranquilamente podrías solucionar por tu cuenta.

Las marcas de un banco o compañía de seguros no van a hacer que a tus inversiones les vaya mejor. Por supuesto que siempre es necesario al momento de invertir usar una plataforma que esté registrada con todas las de la ley y asesorarse con un profesional idóneo matriculado. Eso es algo que podés chequear a través de la página de la Comisión Nacional de Valores previo a invertir y es algo que aconsejo a quien esté por dar sus primeros pasos. Tomarse ese rato para revisar este tema le hubiera ahorrado un dolor de cabeza a más de uno.

 

Es fundamental entender que invertir en un lugar más conocido no quiere decir que vayas a estar obteniendo mejores rendimientos. Poner tu dinero en un banco de renombre no hará que esté mejor administrado. Lo que importa es que tomes las riendas de tus finanzas y el cuidado con el que armás tu cartera y ejecutás tu plan de inversión.

 

Matías Daghero

Presidente de Closing Bell Advisors

Agente Asesor Global de Inversión CNV Matrícula 1.117

 

P.D.: Si te interesa recibir información de Finanzas Personales e Inversiones suscribite a nuestro Newsletter Gratuito Semanal haciendo clic aquí.

 

 

Disclaimer

Este reporte tiene el solo propósito de brindar información, y en él solo se vierten opiniones respecto de las cuales el usuario o cliente podrá estar o no de acuerdo. Este reporte no constituye una oferta o recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Asimismo, este reporte no tiene en cuenta los objetivos de inversión y/o la situación financiera de ninguna persona en particular, y por lo tanto los instrumentos mencionados en el mismo podrían no ser adecuados para su perfil de inversor. Los asesores financieros pueden ofrecer sus opiniones o perspectivas concernientes a lo apropiado de la naturaleza de determinadas estrategias de inversión; sin embargo, es finalmente el usuario o cliente el responsable último de las decisiones de inversión que adopta, debiendo estar tales decisiones basadas únicamente en sus circunstancias económicas, objetivos financieros, tolerancia al riesgo y necesidades de liquidez personales.
Las inversiones en activos financieros y otros productos conllevan riesgos, incluyendo la pérdida de capital significativa. Los riesgos incluyen, pero no están limitados a: riesgo de tasa de interés, riesgos de liquidez, de tipo de cambio y el riesgo específico de la empresa y/o sector.
Este documento contiene información histórica y prospectiva. Los rendimientos pasados no son garantía o indicativo de resultados futuros. Todos los precios, valores o estimaciones generadas en este reporte (excepto aquellos identificados como históricos) son con fines indicativos. Todos los datos y manifestaciones utilizados en este reporte (incluyendo, sin limitación, expresiones tales como «Comprar” /»Compra»/»Mantener»/»Venta»/»Vender», etc., en adelante las “Expresiones Bursátiles”) no deben considerarse como recomendación de compra o venta de los instrumentos financieros mencionados. Las Expresiones Bursátiles son manifestaciones o expresiones de uso habitual en el mercado bursátil, que responden a estimaciones respecto a valores mínimos y/o máximos de un determinado papel o instrumento, por lo cual no pueden considerarse bajo ningún concepto recomendaciones o llamados a la acción de operar un determinado papel. Todo lo establecido en este reporte, está basado en fuentes que se consideran confiables y de buena fe, pero no implican garantía implícita ni explícita de su precisión y completitud.
SUBIR