Finanzas busca ayudar al BCRA a desarmar las Lebacs

El pasado jueves se dio a conocer el dato de inflación de mayo, muy por debajo de lo que esperaban analistas y consultoras. El 1,3% de inflación es la más baja de los últimos meses y, más allá de que la meta de inflación difícilmente se cumpla en este 2017, marcaría una tendencia muy importante en caso de que pueda consolidarse en los próximos meses.

Incluso si anualizamos la inflación de mayo nos da un 16,77% anual, más en línea con el objetivo del BCRA. Y el optimismo empieza a notarse en funcionarios del gobierno, con Nicolás Dujovne a la cabeza, que ven como muy probable que la inflación de este año sea la mitad de lo que fue en 2017 y comentan que, de lograr nuevamente en 2018 bajar a la mitad de inflación del año anterior, la primera gestión de Mauricio Macri habría logrado reducir la inflación a un dígito en tiempo récord y sin una mega crisis como tantas veces se vieron en la historia argentina (aún al compararla con procesos de desinflación de países latinoamericanos como Chile y Colombia).

Quienes sonrieron fuertemente con el dato de inflación fueron los inversores de Lebacs. Es que, luego del duro golpe a la estrategia de Carry Trade que representó la abrupta suba del dólar por el escándalo de Michel Temer en Brasil, el mes de mayo les otorgó importantes ganancias en términos reales. Si tomamos las dos tasas que rigieron para el tramo corto de Lebacs durante el mes de mayo, los inversores obtuvieron una ganancia de alrededor del 8% anual en términos reales, casi duplicando el rendimiento de los bonos que ajustan por CER.

La gran pregunta que se hacen los operadores en estos momentos es si el BCRA recortará la tasa de política monetaria (la tasa de pases) en el día de mañana, como antesala de la licitación de Lebacs donde más inversores pueden participar.

Sale Caputo

Y aprovechando este extraordinario retorno en términos reales que otorgaron las inversiones de tasa en pesos es que esta semana el Ministro de Finanzas Nicolás Caputo estará ofreciendo al mercado un nuevo instrumento.

Se trata de los Bonos en Pesos a Tasa de Política Monetaria con vencimiento en 2020. Lo novedoso de este instrumento es que serán los primeros que permitirán al inversor minorista poder acceder a la tasa de pases pasivos, ya que hasta el momento estaba reservado para entidades financieras, una tasa que se ha encontrado unos puntos porcentuales por encima de las Lebacs.

La licitación tiene un tramo competitivo y otro no competitivo, por lo que según el precio al que termine saliendo la tasa representará una mejora para el inversor respecto a la tasa que actualmente pagan las Lebacs.

Con buen tino por parte del Ministerio de Finanzas la licitación de este bono se realiza esta semana, pero la liquidación es recién el día 21 de junio, día en el que vencen las Lebacs. De esta manera, los inversores pueden buscar participar de la licitación y, en caso de no ser adjudicados, podrán participar también de la licitación de Lebacs la semana siguiente.

Y el éxito de la licitación de este bono podría representar un gran logro para el gobierno de Macri. Es que más allá de que sea un pequeño porcentaje lo que se busca captar si lo comparamos con el monto total emitido en Lebacs, esto puede ayudar a empezar a descomprimir los vencimientos mensuales que superan a la base monetaria que enfrenta el BCRA en cada licitación de Lebacs. De resultar exitoso este pasaje, la deuda de cortísimo plazo del BCRA podría empezar a ser financiada por deuda de mediano plazo que tome el Ministerio de Finanzas, desarticulando la “bomba de Lebacs” de la que tantos economistas y políticos de la anterior gestión han hablado.

Y esto se estaría consiguiendo también con lo que en reiteradas ocasiones ha defendido Federico Sturzenegger. Lo positivo de tener un gran vencimiento en el tramo corto es que cuando baje la tasa los intereses pagados también caerán más rápido (al no tener vencimientos largos). Es que la tasa de pases (la que utilizarán estos bonos) es a apenas 7 días.

Por otra parte, este instrumento también puede resultar interesante para inversores internacionales que no estén pudiendo acceder a las Lebacs.

Inflación con claras señales de estar bajando, herramientas para empezar a desinflar la bomba de Lebacs y reducción de las tasas de interés de la deuda argentina son lo que está aportando el tándem Sturzenegger-Caputo a la gestión de Macri de cara a las elecciones de octubre.

Nota Publicada por El Economista – 12/06/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *