La lebac perderá contra la inflación en septiembre

La semana pasada volvió a tratarse de una en la que vimos que el dólar subió. Sin embargo, hacia el final de la semana y, sobre todo el día viernes, comenzó a notarse una importante recuperación en el precio de los bonos. Esto pudo verse de manifiesto en una importante caída del riesgo país.

A su vez, bonos como el AY24, que fueron muy castigados y cuyo precio había llegado a cotizar hasta casi los u$s 92 hace unas semanas, pudieron cerrar muy cerca de los u$s 100.

Por el lado de las acciones también comenzó a observarse una recuperación, al menos en el índice medido en pesos. Se pudo observar que finalmente se pudo superar y cerrar la semana por encima de la tan importante marca de los 30.000 puntos. Desde el punto de vista del análisis técnico se trata de un valor importante ya que, además de la importancia de los números redondos, se da un cruce del canal alcista de largo plazo y también estaría pudiendo posicionarse nuevamente sobre la media móvil de 200 ruedas.

Hacia adelante, los factores decisivos a monitorear para terminar de torcer la balanza serán varios.

En lo inmediato, el resultado de la licitación de Lebac de mañana y el impacto que tendrá en la cotización del dólar en los próximos días los fondos que no sean renovados (recordemos que el BCRA continúa en su proceso de reducción de las Lebacs ofrecidas).

Después, y más importantes aún, los 2 eventos que marcarán la agenda del mes de septiembre y los movimientos de los mercados serán el tratamiento del Presupuesto 2019 en el Congreso y las negociaciones por el adelanto de fondos por parte del FMI.

En el caso del Presupuesto, fue bien recibido por el mercado la presencia de Urtubey en la Conferencia de Prensa en que se comentaron los avances. Esto fue leído por los inversores como una muestra de gobernabilidad.

A su vez, por el lado del FMI, el anuncio de que no se estarían recibiendo los u$s 3.000 millones que debían llegar esta semana encendió alarmas al principio pero que rápidamente fueron apagadas con el comunicado por parte del Gobierno a que esto se debía a que se estaba negociando un paquete más amplio y completo, por lo que no tenía sentido recibir ese desembolso en medio de la negociación.

La Lebac no termina de ganarle a la inflación

En el día de mañana se estará realizando una de las últimas licitaciones de Lebac abiertas al público minorista.

De ser estrellas en 2016 y 2017, pasaron a estar estrelladas claramente en 2018.

Si uno compara su resultado con el dólar, han generado para sus ahorristas pérdidas superiores al 40% en dólares en lo que llevamos del año.

Pero no sólo contra el dólar han perdido, si hacemos un comparativo con la inflación mes a mes, en lo que llevamos de 2018 solamente sirvieron para cubrirse de la inflación en los meses de enero, mayo y julio:

A su vez, si uno buscara adelantarse a los números que surgirán de esta misma comparación en el mes de septiembre no caben dudas de que la Lebac perderá contra la inflación en septiembre.

Las consultoras estiman que la inflación de septiembre será cercana al 6%. Habiendo sido el resultado de la licitación pasada de Lebacs del 45% y transcurriendo 18 días del mes de septiembre con esta tasa (quienes licitaron el mes pasado), necesitarían una tasa del 120% en la licitación para poder conseguir ese 6% mensual que les permita no perder contra la inflación (algo de nula probabilidad de ocurrencia).

En ese sentido, aquellos inversores que aún estén utilizando a la Lebac como herramienta de inversión podrían encontrar en otros instrumentos mejores perspectivas para sus ahorros. Dentro de este menú, para los más conservadores posicionarse en bonos en dólares de corto plazo como el Bonar 2018 (AN18), cuyo vencimiento es a fin de noviembre de este año, o las Letes podrían ayudarlos a atravesar este difícil momento.

Por el lado de las inversiones en pesos, los bonos con ajuste por inflación se espera que en los próximos meses paguen interesantes cupones (fruto de esta aceleración inflacionaria). A su vez, también podrían entregar interesantes ganancias de capital luego del mes de diciembre (mes hasta el cual el BCRA se comprometió a dejar su tasa de política monetaria en 60%) si se consiguiera estabilizar al dólar en torno a estos valores y, en gran parte por la recesión, la inflación comenzara a frenarse permitiendo bajar la tasa real que ofrece el BCRA.

 

Nota Publicada en El Economista – 17/09/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *